lunes, 6 de julio de 2009

señor Shakespeare, no estoy de acuerdo con Vd.

Esto no es ninguna reivindicación pro-libertad de expresión, esto es la consecuencia del shock que te produce leer una frase que te hace flipar en colores.

"Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras."

Oh, Dios. Se me acaba de caer un mito. Yo que le consideraba el virtuoso de las palabras sabias y astutas, más que ningún filósofo. Después de que de su privilegiada cabeza salieran tantas verdades como paredes ¿cómo pudo William Shakespeare decir tal estupidez?

Quiero creer que no he entendido el mensaje subliminal de esta frase. Quiero creer que soy demasiado ignorante como para entenderlo. Y si no, quiero ser la esclava de mis palabras.

Más que querer, lo necesito. Necesito decirle al mundo palabras, palabras, palabras. Mis palabras. Necesito conjugar los verbos en la primera persona del singular. Necesito tener mi papel en lo que hemos conseguido a través de la historia. Y ser consecuente, o ser esclava, llámese como quiera.

Pero, ¿es realmente tener que ser consecuente con tus palabras una esclavitud? Entiendo que sir William Shakespeare vivió en otra época, pero es que si fuera por gente como él, nosotros seguiríamos en las mismas condiciones. Entiendo que hay gente a la que no le gusta hablar, a la que no le gusta buscar argumentos, a la que no le produce un escalofrío placentero mantener una discusión polémica, a la que no le gusta creer en sus palabras por si se equivocan o por si los aplastan, pero es que si fuera por ellos, seguiríamos en la época de Shakespeare.

Y en este momento se me viene a la cabeza todo tipo de gentes. Se me viene a la cabeza Hitler, capullo como pocos, pero tuvo la puñetera valentía de ser esclavo de sus palabras y de ser consecuente, y gracias a ello hacernos ver que lo que éstas valían. Hitler dijo "no me gustan los judíos" y ya vemos lo que hizo. Fue consecuente, y se suicidó. Pero se me ocurre también un tal Dubcek. El sujeto protagonizó la Primavera de Praga: en pleno comunismo en Checoslovaquia no se le ocurrió otra cosa que llevar a cabo una política (mucho) más liberal. Fue consecuente, y cuando los mandos soviéticos consiguieron quitarlo del poder, obviamente dejó de ser un político de élite y se pasó el resto de su vida de forestal.

¿Es a ello a lo que el autor británico tenía miedo? ¿A tener que suicidarse, a pasarse el resto de su vida de forestal? En fin, ¿a la derrota porque a otros no les gusten nuestras palabras?

Tenemos lo ya conseguido, para aprender de ello, y eso es lo más importante, para no ser esclavos de palabras inciertas, para tener argumentos por los que creer en las nuestras. Pero para conseguir algo nuevo tendremos que ser esclavos de palabras nuevas. Allá ellos si a los poderosos no les gusta. Como mucho, nos aniquilarán, pero nosotros habremos hecho lo nuestro.

Me ha decepcionado, Shakespeare. Y ya no tiene por qué ser en el ámbito de la política, por las vidas singulares también. La opinión, cosa tan
peligrosa, pero a la vez tan valiosa.

9 comentarios:

Satie dijo...

No tengo muy claro que las frases que se atribuyen a escritores o personajes célebres lo sean de verdad.
Sobre ser o no consecuente con los actos de uno mismo, ahí tendríamos mucho sobre lo que discutir.

Justyna dijo...

Pues desde luego el que haya atribuido esta frase a Shakespeare no se si se lo habrá pensado dos veces.

Por otra parte, no entiendo por qué no asumir las consecuencias que implica cada uno de los actos; ojo, no estoy diciendo que todas las consecuencias inducidas por terceras personas sean justas (porque desde mi punto de vista y según mi opinión política, Breznev no debería haber quitado del poder a Dubcek, pero ser satélite de la URSS lo implicaba claramente), sino que simplemente hay que tener en cuenta que las habrá. Allá cada uno con la actitud que adopte hacia ellas, pero lo que sí que creo que no tiene sentido es no actúar por MIEDO; y es a eso a lo que me refiero y creo que hace referencia la frase.

Y gracias por pasarte :)

gonso dijo...

uno de los más famosos dichos budistas dice:

"Quien habla, no sabe. Quien sabe, no habla"

quizá a eso se refería el autor de la frase. no seré yo quien defienda su origen.

Ñoco Le Bolo dijo...

… con la mirada atenta …

Si escarbamos un poco... siempre somos esclavos de algo. A veces, esclavos de nosotros mismos, de nuestras palabras y actos. La primera fase de una utópica liberación estaría en ientificar las cadenas invisibles.

... saludos

CR & LMA
____________________________

Hélder A. dijo...

Yo también pienso que somos siempre esclavos de algo en nuestras vidas, de la propia vida que llevamos! de la sociedad donde estamos inseridos. Lo de la frase.. No quiero ser Rey de mi silencio, tal vez prefiera ser esclavo de mis palabras.... :)
Saludos!

staywithme dijo...

Creo que la clave está en el equilibrio: dominarnos a nosotros mismos, saber cuando callar y así ser "reyes de nuestro silencio", y por otro lado debemos ser lo suficientemente capaces de expresar lo que pensamos sin temor y ser concecuentes con ello..ahora bien, en el proceso de ser "concecuente" creo que es necesario cuidarnos ,ya que, no vaya ser que despúes ,por no ser lo suficientemente humildes no reconoscamos que estabamos equivocados y terminemos como "esclavos" cometiendo errores catastróficos...
Ahora, si lo tomamos de la otra manera , comparto 100% lo que decias:"Para conseguir algo nuevo tendremos que ser esclavos de palabras nuevas"...eso es lo que hace la diferencia en las personas,por q no decirlo, las "grandes personas"
Muy buena reflexión ^^
Permiteme seguir leyendo el blog..

Javi dijo...

Esta frase va muy en la linea de "mas vale ser tonto que parecerlo". Como todo, es dicutible y para eso lo mejor es hablarlo.
saluditos.

Clara Castillo dijo...

Hola! Lindo e interesante tu blog.
Con respecto a la frase, quizás sólo aplique en un contexto determinado. Tal vez se pueda relacionar con aquella de que "Todo lo que digas puede ser usado en tu contra" y también quizás apunte a que uno a veces debe medir lo que dice y no hablar por hablar, porque eso puede traer consecuencias, lo que no significa que haya que callarse.
En fin... si quieres visitarme te espero en claratoctoc.blogspot.com
Saludos
Clara

Oigres Led Séver dijo...

Yo creo que os habéis ido de frecuencia, y que la frase solo quiere decir: REFLEXIONA.


Todos a veces somos unos bocazas.